Para la tercer colección de invierno de Galú buscamos inspiración en una de las actividades que más disfrutamos en esa etapa del año, comer.

El logotipo pasó de ser un globo de texto a una galleta, y a partir de ahí, exploramos la idea de la decoración en la repostería y el confite como expresión de alegría mediante el alimento. En la gráfica que acompaña a los productos, trabajamos en una abstracción de esos conceptos, para lograr composiciones que destaquen el producto y lo decoren para hacerlo más apetitoso. Se usaron colores fuertes también en los fondos y se buscó crear una paleta de colores universal y alegre que contraste con la idea de un invierno frío y gris en Montevideo.

 

Concepto e ilustración: Atolon de Mororoa
Fotografía: MAMUT.com.uy